Dior presenta su colección otoño invierno 2018-19 haute couture, una reinvención de lo clásico

De la mano de la diseñadora, Maria Grazia Chiuri, Dior lanzó su colección haute couture otoño invierno 2018 -2019 en el jardín del Museo Rodin de París. En un intento por reinventar la alta costura, la colección apuesta por la innovación y la creatividad, planteando un nuevo paradigma, pero sin sobrepasar las estrictas reglas  que dicta la Cámara Sindical de la alta costura.

El sindicato francés de la moda, requiere que toda colección de haute couture sea creada a mano y a medida, en dos ateliers distintos, uno para vestidos y otro para chaquetas (flou y tailleur respectivamente), formados por un mínimo de 20 costureros y que se encargan de diseñar al menos 25 piezas.

La colección otoño invierno de Dior, muestra un inigualable espíritu vanguardista, con delicadas piezas perfectamente adaptadas a la silueta, destacando la elegancia y un sentido de lo clásico, que se sale del concepto tradicional. Usando una paleta de colores neutra, donde predomina el verde, rosa, naranja, azul y el beige, otorga un refinado toque de sensualidad y cercanía a las piezas.

Las prendas se caracterizaron por cortes y formas tradicionales, apostando más por el buen gusto y la comodidad que por los – en ocasiones – rebuscados modelos presentados comúnmente en la alta costura.  La diseñadora alternó la silueta tradicional ideada por Christian Dior con un estilo de clásica ballerina, que Chiuri arrastra de sus años en Valentino.

En cuanto a materiales, predominaron la seda, los plisados, las transparencias y un inconfundible toque inglés, con bordados inspirados en la era de los Tudor.  Asimismo, los pliegues y capas, contrastan con bustiers simples que representan una sorprendente rebelión al orden preestablecido.

A pesar de que algunos críticos consideran que la apuesta por reinventar la alta costura de Maria Grazia Chiuri perdió su norte, quedándose en una zona “segura”. Lo cierto es que en un mundo donde lo normal es la extravagancia abstracta, la naturalidad y simpleza puede llegar a ser una decisión arriesgada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *